"Me duele mucho, pero…"

En las últimas dos semanas los PataPirata hemos recibido muy malas noticias. Pasamos de una racha excelente a una que no estamos seguros que sea abiertamente mala, pero buena no es.

La vida PataPirata y la vida personal se nos ha complicado a todos y una de las estocadas mayores sucedió cuando hace 2 semanas un servidor público, escogió servirle a un sólo ciudadano, en vez de a muchos ciudadanos. Por la acusación de una vecina en Polanco que argumentaba organizábamos peleas de perros, nos pidieron “amablemente” que nos retiráramos. La alternativa ofrecida fue: “Pueden venir y reunirse con sus perros, pero no pueden entrenar, no puede haber un entrenador”. Eso es como decir: pueden venir aquí a practicar artes marciales o box, pero no pueden traer guantes ni protección, ni casco.

Después de esa estocada, de la cual nos estamos defendiendo legalmente, vinieron tres más que no sabemos cómo recibir.

La primera es que el foster de Mateo no se aparece, no sabemos nada de él y no tenemos ni idea de cómo están. La segunda, que Lula, nuestra Trashkän Hound, quien había recibido la solicitud más amorosa jamás recibida, necesita buscar otra familia porque la que la pidió en adopción nomás no se adapta a que ladre y muerda cosas cuando se queda sola.

Y la tercera, que Chilis, la cosa más dulce del universo, la más pequeña de todos los PataPiratas dados en adopción, tampoco tiene casa ya.

De la primera estocada uno se defiende como nos defendemos todos los chilangos cuando un policía corrupto quiere sacar ventaja de su posición como “servidor público”. En el parque todos los asistentes cuestionamos al señor Eduardo López, encomendado con la misión de corrernos. Y días más tarde, Valentina y su servidora acudimos a la delegación a tramitar cuanto permiso fuera necesario, aunque meses antes nos aseguraron que no hacían falta.

De la segunda estocada, Diana, Vale y yo fuimos a visitar a la familia de Lula con ánimo de atender sus quejas, con esperanza de que fueran problemas fáciles de resolver. Y sí, todos aparentaban que sólo hacía falta cambiar de hábitos, hasta que sentimos que Lula no estaba feliz ahí. Ahora, sólo esperamos que la adopción de Padme sea un éxito para que Lula pueda volver a su hogar temporal y esperar a que otra familia le dé lo que está buscando.

El caso de Chilis es similar. Solicitante espera una cosa específica. Chilis, como buen ser vivo, dispone otra, la que sea necesaria en ese momento. Solicitante no se siente agusto con eso. Solicitante regresa a Chilis.

¿Cuántas veces han pensado en regalar a sus perros o gatos? ¿Cuántas veces han pensado que “la situación es insostenible”, que “ya no puedo más con las travesuras”?

Cuando yo era chica, hablo de cuando tenía 4 o 5 años máximo, mi papá fumaba pipa y yo pasaba ratos largos sola, en el patio de enfrente que estaba techado y tenía una especie de chapoteadero tapizado con pasto artificial, muchos cojines y una tele. Un día, no sé ni por qué, se me ocurrió prender la pipa y fumar, y darle de fumar a mis amigas del kinder.

No sé cómo me castigaron, no lo recuerdo, pero sé que no por que prendí un cigarro, y después me comí las rosas del patio, y me negué a ir al kinder varias semanas, y cuando no quise compartir mis juguetes con mis sobrinos me regresaron… ¿A dónde me iban a regresar?

¿Creen que si nosotros tuviéramos un lugar, otra familia, donde nos pudieran regresar… nos hubieran regresado?

Todas las familias hacemos el intento por llevarnos bien los unos con los otros. Cuando no lo hacemos, nos salimos de esa casa, nos buscamos otra. Cuando de nosotros depende un ser vivo, como un niño de 3 a 12 años, o un perro o un gato, o un anciano enfermo… nos lo llevamos con nosotros.

Los perros de PataPirata, los gatos de PataPirata, están buscando familia. FAMILIA. Que al igual que la tuya, no los abandone o los regrese cuando no se portan como lo tenían planeado.

Mi marido me preguntó: ¿que no vieron la solicitud? ¿qué no se veía que esto iba a salir mal? No sé… Creo que en uno de los casos sí, creo que siempre hay responsables en los dos lados de un pleito.

Tres estocadas graves en las últimas semanas. De todas hemos aprendido. De todas saldremos más fuertes. Humanos y animales. No hay resultados perfectos, pero hay errores inmejorables.

Anuncios

Un comentario en “"Me duele mucho, pero…"

  1. Parece que la racha va mejorando!!! ya no veo al Chilis así que me imagino que ya la adoptaron, y el Flaco y Julia están en prueba de adopción!! Felicidades!! Que pasó con el entrenamiento en Polanco… ¿se arregló todo? ¿continúan?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s